viernes, 23 de junio de 2006

“SOCORRO!!!! LLEGÓ EL MUNDIAL”

Como cada cuatro años llega el mundial y gracias a esta aldea global en la que vivimos, que sea acá a la vuelta o en Alemania no hace la diferencia. Ahora todo el mundo se tiñe de celeste y blanco y una fiesta que es en la loma del “orten” (noten que hablo alemán) también nos afecta a todos.

¿Te fijaste que ahora empiezan todos a ser expertos en como corre o como dobla la pelota?

¡Si hasta Lita de Lazari da consejos futbolísticos!

¿Como podemos hacer para pasar este mes y no morir en el intento?

Primero, hay que pensar que es una fiesta y que, como tal nos puede traer algunos beneficios, por otro lado, ¿que mal nos puede hacer ver a todos los chongos felices y tomando cerveza?, pensá en todo lo que podes sacar de estas situaciones, por ejemplo: encontrarte con el mejor amigo de tú hermano que esta re-fuerte, huele bien y tiene AQUEL paquete escondido en su bragueta, si, ese que cada vez que llega a tú casa para hacer “cosas de hombres” con tu hermano mayor: como tirarse pedos, hablar de las tetas de la Salazar (ellos creen que son naturales, pobres!) y fantasear con revolcarse con la Ritó y Silvina Luna o “curiosear” el tamaño del “amigo” para ver quien lo tiene más grande.

Tal vez el destino hoy te sea próspero y traiga a más amigos de tú hermano y los amigos de sus amigos. Los beneficios de tener plasma extra large en casa, son infinitos. ¡Prepará el jacuzzi!
Eliminar a tu hermano del juego luego de comenzar a servir cervezas para toda la hinchada, debe ser tu premisa principal. Debes “dormir” a ese lazo filial que nació para mandarte unos años antes que vos (concéntrate en ello) quedará todo el resto para vos!

¡Y ahí están ellos! Esos adonis sin cerebros que esperan una recompensa por haber estado noventa minutos alentando a su equipo favorito, mas ebrios que una cuba de roble. Esta es tú oportunidad, sus cuerpos perfectos piden a gritos que los acaricien.

Ya entre ellos se están empezando a dar piquitos y te miran, te invitan a que estés entre “hombres”. Ya te deshiciste de tú hermano que duerme en su cuna, digo…. su cama y tus viejos están en Alemania, por que no les va eso de ver el mundial a través del plasma.

¿Con todos los astros a tú favor, no es mejor decirles a los amigos de tú deudo que se pongan mas cómodos?

Podes disimular proponiendo tomar más cerveza y ver ese partido de las inferiores de Bosnia contra Borneo. Pero debes mantener la calma porque estas “entre hombres”. Recordá que la cerveza debe ser liviana, que los deje en estado REM para que puedas mandarlos finalmente, obligándolos a que te hagan todo y más, ellos también pueden proponer cosas, ¡que esta es una fiesta de la humanidad! A estas alturas te habrás dado cuenta que queda mal intervenir en el momento más álgido del partido para exclamar: “¡Ay que linda que tiene las mechas Beckham! ¿Se hizo claritos?”

Tampoco es aconsejable entrar en una discusión sobre lo que le darías a Victoria Spice o acusarla de putarra impunemente para salir con un contundente: “Lo mas lindo de Victoria, es el marido!” No queda bien. Mejor otra vuelta de cerveza, se acerca tu recompensa.

Algunos futbolistas dejan su impronta en el juego, otros son capaces de exhibiciones técnicas extraordinarias y otros finalmente impresionan por su físico, esto hay que recordarlo para no recaer siempre en el tema del cuerpo, que los abdominales de Lahm o que te mata la carita de ángel de Metzelder, queda mal hablar de jugadores de la selección alemana, cuando vos teóricamente jugas para la Argentina. ¿Se entiende?

Podes en cambio hacerle la loca culta-políglota diciendo como se llama el himno del mundial: ‘Zeit dass sich was dreht’ (‘Es tiempo que esto se mueva’). Y hacia eso vas.

Se acaba el segundo tiempo del partido y los amigos de tú hermano te miran con ojos vidriosos como esperando un tercero, donde ellos van a golear y vos vas a tener que ir al arco, defiéndete como puedas y no pierdas las esperanzas que hasta el macho mas plantado de pronto se da vuelta y te pide que acabes y definas por penales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

“Psicologia en el vestuario”: la obsesión por el tamaño

La intimidad del gimnasio es, por excelencia, el ámbito de la comparación, la autocrítica y la rivalidad. Un lugar donde se exponen las gan...