viernes, 6 de febrero de 2009

¿Soy bisexual?

¿Soy bisexual?Conocí el Opus Dei con 20 años me enamore de la numeraria de turno llegué a meterme pero me di cuenta que lo hacía todo por ella y que aquel enamoramiento no era normal así que me salí. Al poquísimo de eso me casé con mi marido con 24 años, lo conocí en una parroquia y estuvimos de novios 6 meses por circunstancia de que mi madre era viuda y se echó un novio con el cual no me apetecía vivir y porque no me daba dinero y me fui de casa. No tuve ningún novio más, hemos tenido dos hijos y relaciones satisfactorias hasta que hace 5 años monté una tienda de complementos y tuve un representante del cual me enamoré, luego me dijo que era gay, tuve química, me propuso tener relaciones pero yo no estaba preparada y además, si era gay, era como un favor que me hacia y no quería, creo que nos enamoramos los dos. Después de eso estuvimos los dos con ansiedad y con antidepresivos, yo decidí dejar la tienda y él se fue por otra zona, decidimos ser amigos, yo lo solía llamar pero me dice que lo estoy instrumentalizando y sólo le puedo mandar mensajes y lucho conmigo misma por no agobiarle pero lo cierto es que sigo enamorada y no le puedo olvidar, además me crea mucho sufrimiento. (leer más)

¿Soy bisexual?

¿Soy bisexual?Conocí el Opus Dei con 20 años me enamore de la numeraria de turno llegué a meterme pero me di cuenta que lo hacía todo por ella y que aquel enamoramiento no era normal así que me salí. Al poquísimo de eso me casé con mi marido con 24 años, lo conocí en una parroquia y estuvimos de novios 6 meses por circunstancia de que mi madre era viuda y se echó un novio con el cual no me apetecía vivir y porque no me daba dinero y me fui de casa. No tuve ningún novio más, hemos tenido dos hijos y relaciones satisfactorias hasta que hace 5 años monté una tienda de complementos y tuve un representante del cual me enamoré, luego me dijo que era gay, tuve química, me propuso tener relaciones pero yo no estaba preparada y además, si era gay, era como un favor que me hacia y no quería, creo que nos enamoramos los dos. Después de eso estuvimos los dos con ansiedad y con antidepresivos, yo decidí dejar la tienda y él se fue por otra zona, decidimos ser amigos, yo lo solía llamar pero me dice que lo estoy instrumentalizando y sólo le puedo mandar mensajes y lucho conmigo misma por no agobiarle pero lo cierto es que sigo enamorada y no le puedo olvidar, además me crea mucho sufrimiento. (leer más)

“Psicologia en el vestuario”: la obsesión por el tamaño

La intimidad del gimnasio es, por excelencia, el ámbito de la comparación, la autocrítica y la rivalidad. Un lugar donde se exponen las gan...