jueves, 13 de agosto de 2009

HOMOFOBIA DENTRO DEL AMBIENTE GAY

Qué pasa cuando la homofobia se mete en el mismo mundo gay? Puede ocurrir que aquél que todavía no ha salido del closet, se moleste soberanamente cuando alguien “amanerado” se acumule en el entorno. Pero tal vez lo busque con frenesí hincado en la sala de un cine.

De hecho en más de una oportunidad hemos escuchado la frase: “me gusta fulano porque es gay pero no amanerado”, o “mengano es macanudo, pero es muy mujer, que lastima!”. Todos comentarios de un gay que viste y porta sobre otro gay.

¿Te diste cuenta que si alguien quiere tirar por tierra la trayectoria de una persona lo primero que pone en duda es su virilidad? ¡Esto esta comprobado! Al príncipe de Gales la gente le perdona hasta cierto punto la sospecha que ensombrece su reinado por la muerte de Lady Di, pero que lo hubieran encontrado con su mayordomo jugueteando en la cama, (que para colmo de males parece que la tenía grande). ¡Era imperdonable, para todo el reinado! También para Elton John (que lo envidiaba).

Madonna en su video American Life hizo lo propio con Bush que adoptaba actitudes amistosas (MUY) con Ben Laden viendo un desfile sobre la guerra, trivializó su imagen y le dio un costado femenino, luego los hizo abrazarse fumando un habano que encendían con una granada de descarte, lo gay sobrevolaba toda la escena y digo Madonna que es un icono gay por excelencia. En los comienzos de la guerra de Irak circulaban fotos donde Ben Laden se lo montaba a Bush y todos celebrábamos.

¿Viste que en los avisos de búsqueda es donde tal vez nos sale mas a flor de piel esta cosa homofoba que todos llevamos dentro? Parece que viene con los genes, sino veamos:

“…busco un chavo masculino, no me agrada la gente obvia, los respeto y cada quien tiene su estilo de vida y de pensar pero es algo con el cual no comparto y no me agrada, busco un chavo o de mi edad o mayor que yo, siento atracción por hombres mayores de 30 años, por la experiencia son hombres que ya saben lo que quieren. Hombres no putos mancillados, aunque claro puedo toparme con uno de 30 con mentalidad de 20, pero que este bueno de cuerpo, ahí acepto!…Si eres muy señorita ofrezco relación de closet…”

Alberto, nuestro chavo mexicano, que es quien escribe las líneas de arriba, puede sacrificar que el niño en cuestión no tenga nada dentro de la cabeza, por una buena cola o el lomito de gym, más preciado que el peceto.

Pero volviendo… si alguien quiere desprestigiar al otro lo principal es atacar la entrepierna y toda su hombría (que si es corta, que si es gruesa, que si arriba, que si abajo, cortada o encapullada o mejor no ver nada). En estas pampas los mejor es desparramar el rumor. ¡El rumor todo lo puede! A este sigue la duda, un estado de total nubosidad que sirve para aniquilar la imagen del más plantado.Igualmente es tan ruin el recurso de algunos que por tener la autoestima tan baja se guarden en un closet eterno y tilden de manfloros, bufarros, culetones, la pasiva, o manya-pichis a otro igual de esta especie urbana, para luego tener asistencia perfecta en la tetera de turno. Esto también es homofobia. Lamentablemente nuestra sociedad perdona más fácilmente el hambre, la desigualdad de las clases sociales, los negociados, el robo hormiga de las tierras Patagónicas y no que a un santo varón se le dé por llamarse Jessica Pamela en la intimidad y luego tal vez, en la vida toda.

“Psicologia en el vestuario”: la obsesión por el tamaño

La intimidad del gimnasio es, por excelencia, el ámbito de la comparación, la autocrítica y la rivalidad. Un lugar donde se exponen las gan...