sábado, 25 de octubre de 2014

Una generación desencantada...


 
Estaba viendo este video de Mylene Farmer una artista francesa, tal vez LA artista de Francia, el tema en cuestión: Désenchantée es una de las canciones francesas más populares de todos los tiempos.
Tuvo mucho éxito alrededor del mundo, siendo n°1 en varios países europeos. Este sencillo se desprende del disco “L’autre” de 1991, el cual es hasta hoy en día el tercer disco francés más vendido en el mundo.
La cosa es que me hizo pensar en las cosas que manifiestan muchos de mis pacientes cuando pasan por el consultorio con respecto a sus propias vidas y los años que vendrán, la posibilidad de generar un proyecto, de poder mantenerlo y llevarlo a cabo, generan en más de uno un estado de desencanto ante un futuro que se presenta incierto.

Antes esto tocaba más a la gente que anda entre los 20 y los 30 pero se va haciendo extensible a otras edades. El que no tiene trabajo piensa que no lo encontrara nunca, el que lo tiene se angustia pensando en tenerlo y el más optimista que lo tiene y quiere un ascenso muchas veces ve relegado su deseo por imposición de alguno que fue puesto a dedo o directamente con el cierre de la vacante sin previo aviso. Los rumores en los pasillos sobre reducción de personal también golpea fuerte en la angustia de mis pacientes. Nos pone a todos, de alguna manera ante una generación que se vuelve a expatriar desencantada de lo nacional, pensando en nuevas salidas laborales y nuevos destinos para poder llevarlas a cabo, a pesar de que el orden mundial también a cambiado bastante.

En el 2001, cuando alguien decía la única salida es Ezeiza sabíamos que el destino era España. Ahora dicho país atraviesa una crisis y los destinos han cambiado, la nueva España es hoy México, tuve la oportunidad de estar a principios de este año y se encuentran embelesados con Peña Nieto, su presidente, como los argentinos de los ’90 con Menen, para ellos todo lo estatal funciona mal y hay que privatizarlo, el tema que se discutía cuando estuve era el alza del IVA al 11% ¡! (Y uno que toma subtes en Buenos Aires se pregunta para que privatizar el metro del D.F que funciona con una frecuencia exacta de un minuto. Alterarla implica miles de personas en los andenes, en su área federal viven 26.000.000 de personas).

La gente es feliz porque se puede comprar electrodomésticos en cuotas y así pasan los días.
Y porque tienen acceso al crédito fácil. ¿Se acuerdan?

Algunos de mis pacientes se van a España igualmente, (el orden cultural muchas veces tira), a Praga cambios aún más radicales y también a Alemania y Paris. Argentina pasa para ellos a ser una postal gris en el recuerdo pero no dejan de preguntarse como están las cosas aquí, cuando una vez por semana se enlazan conmigo vía skype para tener nuestra sesión on line. Algunos ahora expatriados, se juntan con otros argentinos para no perder costumbres, lloran si escuchan el himno, pero reconocen que leen con total objetividad el diario, (reconociendo el quilombo de siempre) en el amplio abanico desde Pagina 12 a Clarin.

Esto habla de manera general de cómo nos sentimos algunos argentinos hoy por hoy ante una Argentina que tal vez se debate entre “seguir como está” y poder encontrar algún tipo de cambio para que surjamos al mundo como una Nación realmente soberana e independiente.La letra de la canción (traducida) habla del caos, inseguridad, de un orden que se ha impuesto y el desencanto de toda una generación que no cree, o que está acostumbrada a la realidad en la que está inmersa. (cualquier similitud…) Y me hizo pensar en cuantos de nosotros sentimos nuestros ideales rotos o que tal vez invertimos una vida en prepararnos para estar en un país mejor y estamos abandonados a la mediocridad de esto en que se convirtió hoy la Argentina.

Digo… culos, tetas, gaterio fácil y chisme en la tele. Y por otro lado, premiar la corrupción, el patoterismo, el robo, la inseguridad, las asociaciones ilicitas con subsidios, acomodos, cuñas y fomento de la vagancia. etc.
No estamos contenidos tampoco, por ningún grupo de la oposición.
La desinformación que existe y se sostiene por parte de los dos monopolios el estatal y Clarín, hacen que el festín se extienda en el tiempo.
¿Se puede salir?

“Psicologia en el vestuario”: la obsesión por el tamaño

La intimidad del gimnasio es, por excelencia, el ámbito de la comparación, la autocrítica y la rivalidad. Un lugar donde se exponen las gan...