Seleccionar página

Nada, la nada misma. Eso me pasa cuando las noticias pasan por delante mio. Ya nada me llama la atención, ni los mineros atrapados en Chile, ni Macri en la legislatura, ni los Kirchner robando a los jubilados y a la Nación entera. A los K no les creo nada, no me informo por la agencia Telam, ni veo canal 7. Es que poco a poco uno se va blindando para que esta realidad tan compleja y tan fuerte no haga daño.

Discuto en facebook con gentes K sobre la cantidad de gente que llevan a la plaza los micros anaranjados que tengo parados en la puerta de mi casa, son miles, que están estacionados desde San Telmo hasta el centro, algo así como 15 cuadras y ellos los K me contestan que van por motus propio, que la gente llena la plaza por voluntad propia, dos realidades, dos dimensiones? Me dicen que esos micros estacionados en la puerta de mi casa NO EXISTEN!

Veo desfilar en el noticiero mudo a variopintos personajes algunos que sí logran capturar mi atención, madres del futuro que donan su propia leche para que puedan comer otros niños, y a mucha gente que hace justicia por mano propia bajo titulares: “Septuagenario, que mata al ladrón cuando entraba a su casa. Mujer embarazada corre a quien intentaba robarle y lo hiere, Policía en buena ley, mata al forajido que intentaba robarlo”