Seleccionar página

La travesti:
No se embaraza. No te manipula con el tema del cuidado por el embarazo.
No niega la colita.
Es experto en sexo oral porque es hombre y sabe cómo siente un hombre. Sabe donde hay que chupar…
Y como postre, cuando te aburrís de “siempre lo mismo” podés intercambiar los roles…
Con el travesti no siento culpa y se hacen cojer, el travesti no tiene periodo, no le duele la cabeza, después te podes fumar un pucho y hablar de futbol, te podes tirar pedos y discutir cosas de “hombre a hombre”. Hasta le cuento los problemas que tengo con mi “esposa”. Son todo terreno.
Son chicas con palanca.
Las mujeres también tienen su aporte, ha habido precursoras del estilo travesti como Beatriz Salomon, Yuyito Gonzalez, Ayelén Paleo y desde siempre la mítica Moria Casán que siempre tengo la fantasía de que en cualquier momento saca la sorpresa, tiene mas cara de trava que los de Palermo.

 

TravestisLas anteriores son afirmaciones que sesión tras sesión afirma sin culpas Daniel un paciente que mantiene desde que tiene recuerdos relaciones con hombres y mujeres por igual, pero… su debilidad son las travestis, más alla de todo lo que ha desarrollado para llevar adelante su vida de acuerdo a sus mandatos, esto es casarse, tener hijos, trabajar y proveer en su hogar hacen que se declare heterosexual pero no está pendiente de la categoría en la que deba encajar. Es  lo que me tocó asegura, como creyendo que todo es parte de un sino trágico que el destino le depara.

Quienes sienten esta atracción no son homosexuales: en muchos casos, son hombres casados o en pareja. Y hasta se enamoran de su chica trans.
La normatividad social establece dos tipos de género basándose en “la naturaleza” de nuestros cuerpos: machos y hembras. Por lo tanto, existen sexos y sexualidades:

Sexo biológico: varón, mujer, intersexual (cuando coexisten caracteres de ambos sexos).

Sexo psicológico o identidad de género: masculino, femenino, transgénero (travestis, transexuales).

Deseo sexual: heterosexual, homosexual, bisexual.

Es una mujer trans (se siente mujer pero no niega su origen del sexo opuesto).

Aclarando estas diferencias entre sexo, género y deseo, el abanico de posibilidades se abre, de tal manera que una mujer trans puede tener deseos de estar con un hombre o una mujer; o un hombre heterosexual podría verse deseando a una mujer (biológica y psicológicamente constituida) o a una mujer trans (travesti o transexual).

Flor de la V

A los hombres enamorados de mujeres trans se les presenta el gran desafío de blanquear una relación que puede generar incomprensión, burla y rechazo.

Los hombres la quieren completa

No es ninguna novedad: hay hombres que buscan travestis para tener sexo y otros que se enamoran y construyen una vida en pareja.

Se cree que un hombre que busca travestis o transexuales es un homosexual encubierto. Es un varón (identidad de género: se siente masculino), es heterosexual (desea estar con una mujer…Pero trans). A estos hombres heterosexuales les atrae el cuerpo femenino, se sienten fascinados por sus curvas, la sensualidad, y hasta la libertad para el juego erótico.

En muchas de las relaciones con travestis el hombre ocupa un rol pasivo, o hay versatilidad y se intercambian los roles, práctica que una prostituta u otra mujer no podría hacer por motivos lógicos.

Si hay oferta de prostitución de mujeres transgénero es porque hay demanda.

Algunos sienten que se excitan más que con sus parejas mujeres. Cuando logran un placer alto con las chicas trans quieren repetir la experiencia. En algunos casos surge el dilema existencial: ¿con quién tengo que estar: con mi novia mujer, o mi chica trans?

los hombres enamorados de mujeres trans se les presenta el gran desafío de blanquear una relación que puede generar incomprensión, burla y rechazo.

Ser infiel con una chica trans

Existen hombres heterosexuales, en pareja o casados, que esconden sus gustos por mujeres transgéneros.

Los hombres y las mujeres homosexuales han logrado más aceptación y viven sus vidas con más libertad, les toca el turno a las mujeres y hombres transgénero. Y a los hombres y mujeres que se enamoran de ellas/os.

Crecimos con un estereotipo de familia: padre (hombre), madre (mujer) e hijos.

El abanico de posibilidades se abre, de tal manera que una mujer trans puede tener deseos de estar con un hombre o una mujer; o un hombre heterosexual podría verse deseando a una mujer (biológica y psicológicamente constituida) o a una mujer trans (travesti o transexual.

Hay quienes piensan que detrás de un hombre que se relaciona con una travesti, hay un gay reprimido. Y no es así.
Es un varón, es heterosexual. A estos hombres heterosexuales les atrae LO femenino, se sienten fascinados por sus curvas, la sensualidad, y hasta la libertad para el juego erótico. Los varones que buscan tener relaciones con travestis no lo hacen sólo por mero juego o por salir con amigos a una aventura exótica. Les gusta y lo disfrutan, sólo que unos pocos se animan a decirlo.