domingo, 17 de noviembre de 2019

Histeriqueos en red. Morir en lo virtual...

Por Ale K | Esta pagina es tan grande, tiene una extensión en el tiempo y el espacio (a la cantidad de notas me refiero) que mirando una entrada del año 2015, me puso a pensar en la histeria. Y los comentarios! La participación de uds. es lo mejor, no tiene desperdicio. Leyendo algunos comentarios de la nota "Para divertirnos un poco... paja... sin histeriqueos"  se me ocurre pensar en las veces que sale a relucir el tema del histeriqueo en el consultorio. Si nos abocamos a lo meramente académico, el término “histérico” antecede a la psicología en la historia. Ya la palabra era utilizada por Hipócrates y deriva de “Hysterós” -útero- explicado como una serie de síntomas que padecían justamente las mujeres por una mala ubicación del mismo en su cuerpo. Entre los tratamientos se recomendaba casarse. (Cuak!)

En el siglo XVII se consideraba la enfermedad más frecuente después de la fiebre y recién en el siglo XIX fueron los neurólogos los que comenzaron a interesarse en el tema, frente a la cantidad de síntomas que presentaban estos pacientes, sin la posibilidad de atribuirlos a una enfermedad física. 

Fue Freud quien popularizó el término al agregarle el concepto de “conversión” y describir el mecanismo a través del cual conflictos irresueltos, inconscientes, pueden transformarse en síntomas físicos. Este hallazgo implicó el concepto entonces de que el cuerpo puede representar los dramas de la mente. 

En los últimos años, en nuestro país, la palabra mutó a un verbo muy utilizado: “histeriquear” y de allí en más, mil historias vinculadas a una conducta de permanente seducción y mensajes ambiguos, que no concretan nunca la relación amorosa ni la sexual. 
En mi experiencia clínica en la consulta se podría- “definir el histeriqueo como un escarceo de seducción que puede resultar insuficiente, ya que es un juego perverso en el que seducir difícilmente se concreta, y lo que se busca es llamar la atención y alimentar la propia autoestima”.
Es quizá en este punto donde podamos encontrar varias respuestas a este ‘histeriqueo’: “En una autoestima pobre que necesita de la mirada del otro permanentemente, en las propias inseguridades que llevan a que se actúe un ‘personaje’ en el que se representa lo que ‘debería ser’, y en un miedo profundo a involucrarse con el otro. Si lo encuadramos dentro de los trastornos sexuales, podría clasificarse como un trastorno de la intimidad, es decir la dificultad para establecer relaciones con la persona”. 

Algo para tener en cuenta: “El término utilizado de manera popular tiene que ver con la falta de compromiso afectivo, la tendencia a lo rápido que no requiera mayores esfuerzos que una prudente distancia de seducción. Una relación verdadera implica esfuerzo, trabajo, lidiar con emociones que se van complejizando. Algo que muchos temen, aunque en el fondo lo deseen”. De esta forma miedo e histeria se unen para imperdir conocer al otro. 

Algo que se escucha mucho en el consultorio es que: “A la hora de los bifes no pasa nada”, confiesa Germán, de 29 años habla y detalla así su caso: “Tanto en lo sexual como en concretar la relación pasa igual. Lo peor de todo es que se vuelve enfermizo, ya que el pibe me termina por gustar cada vez más, se convierte una obsesión. Veo fotos, las que mas me llaman la atención es la de los flacos en bolas cuando por fin liberan las fotos en MH. Aunque a mi me gustan más los perfiles que tienen las fotos liberadas –dice- Me dí cuenta que estos son más de ir al frente".


Esto no es terreno exclusivo del ambiente gay, Adrían, médico de profesión también cuenta que esta es situación ocurre en sus filas: desde hace dos meses con una chica que conocí en el cumpleaños de un amigo. Si bien hemos transado y he salido con ella a comer, en el momento de querer tener sexo, o de juntarnos de nuevo para conocerla más, siempre tiene algún ‘pero’. Lo peor es que mientras más se niega, más me gusta, va y viene, pero no llego a ningún lado”.

La delgada línea roja


Como un disco rayado. Así se vuelve el rulo infinito del histeriqueo, una constante de comportamiento. 


Cuando necesitan llenar su ego a partir del OTRO.


Un caso muy conocido es el del Don Juan, que necesita siempre tener publico para sostener su propio ego, hoy día es muy común el caso de chicos que se meten dentro de una pareja para trío y en el mejor de los casos formar trieja.
Malas noticias llegan desde el frente, ya que en general cuando es el histérico quien "penetra" en la pareja lo hace para realizar una acción de "ataque y fuga", en principio estar con los tres para apoderarse de uno de los dos de la pareja o resultan excluidos, repitiendo la salida exogámica del matrimonio de sus propios padres, por algo que seguramente no ha quedado claro en aquella. Asimismo gustan de tener más de algún amigarche al que no permiten seguir con su vida amorosa para tenerlos como espectadores y nutrir a su propio YO de toda la seguridad de la que carecen. 

“Podría decirse que se cae en la patología, en función del daño que este tipo de conductas van a producir en la persona que la presenta, o en el otro. La mayor dificultad en estas situaciones es que quienes reconocen el problema y piden ayuda suelen ser las ‘víctimas’, no los histéricos que pueden permanecer mucho tiempo en este modelo de relación. Quien sufre es la potencial pareja, que interpreta las señales del otro como de acercamiento y que recibe finalmente una respuesta frustrante de rechazo. En el devenir del tiempo, él o la histérico/a, probablemente van a darse cuenta de su limitación para establecer relaciones afectivas”.

Sin embargo, estas actitudes también consiguen despertar todo tipo de sentimientos encontrados. 

Carlos tiene 25 años, estudia la carrera de Derecho y aunque desea desde hace mucho conocer a alguien, se autodefine como “víctima del sistema”. Y cuenta su experiencia: “Casi todos los fines de semana voy a un boliche. Hace como seis meses conocí a un flaco de 36 años que va a levantar minas nada más. Yo lo sé, lo tuve claro desde que estuvimos juntos una noche. Pero desde entonces suele aparecer con mensajes de texto y un ‘hola’, o llamados de madrugada para saber si estoy disponible, como si le interesara, pero si le contesto no me da bola ¿Qué onda? ¿Ni siquiera para tener relaciones son claros o les da miedo que ver dos veces a la misma persona pueda ser peligroso para su carencia de compromiso afectivo?”

Desde este lugar, lo sexual y lo histérico suelen encontrarse ligados en el imaginario popular, ya que como lo que se envían son mensajes de seducción, se piensa que la relación debe culminar, para ser completa, en una relación sexual. Y como ésta no se concreta y se frustra, se frustra también la sexualidad. 

¿Histérico yo?


También el chat parecería confabular histriónico desde el teclado, para flirtear cómodamente histeriqueando aquí y allá, sin más límites que la web. De hecho en esta pagina la sesión de CHAT es una de las mas visitadas. 

Algo que todos aprovechan por el perfil anónimo del contacto. 

Pablo es estudiante de psicología, tiene 27 años y desde hace un tiempo ha llegado a odiar Internet. “Para mí es la fiesta del histeriqueo. Cero contacto real con la persona que le asegura a la histérica que está del otro lado, tenerte a las idas y vueltas. El histeriqueo es bueno si es moderado y termina bien. Uno ‘juega’ a decirse cosas indirectas pero cuando estás enfrente de la persona les cambia el chip o ‘si te he visto no me acuerdo’. Yo me cansé de una chica que si bien me encantaba, evidentemente tiene un problema”.

Grindr y su fuerte agresividad alienante: 


Siempre recuerdo a un paciente que me dijo: ‘No hay nada más deprimente que estar siendo cogido por alguien que, al mismo tiempo, está buscando su próximo garche en Grindr’, -agregó- Me enfiesté con un jugador de rugby pelirrojo que arregló para que un brasileño viniera a mi departamento. Cuando el brasileño saludó, el rugbier ni contestó porque ya estaba buscando al próximo.


De este tipo de alienación hablo.

Grindr es la epitomización (un resumen) de la inseguridad sexual ya que promete a sus usuarios una cantidad ilimitada de partenaires sexuales con el menor esfuerzo. Uno solo tiene que gruñir frases como: ‘Sos activo o pasivo? Tenés lugar? Más fotos?’. En Grindr todos se presentan como "lo mejor que podría pasarte al momento de tener sexo", pero ese ideal cae cuando tenes a la otra persona delante, y a pesar de ese desencanto se puede seguir teniendo sexo, bajo el lema de "si llegué hasta acá, llego al final. Este mismo paciente comentaba en otra sesión que una vez mientras estaba teniendo sexo oral en su casa con un desconocido, este le pide con carácter de urgencia un cargador porque su celular estaba agotando la batería. A que este miraba continuamente su celular, más específicamente Grindr, mi paciente achacaba que su partenaire sexual tuviera su pene algo fláccido. 

Podría decirse que Grindr es el sistema nervioso de esa anatomía del sexo casual gay urbano, que tiene un indice muy alto de agresividad tal vez porque sirve para la triangulación de la venta de drogas asociados al acto sexual. 

¿Alguien ha notado la cantidad de perfiles que se autodefinen por el NO? 

  • NO a los veteranos, 
  • NO a los plumíferos, 
  • NO a las mostras, 
  • NO a los gordos, 
  • NO a determinado color político, 
  • NO hay foto NO contesto, 
  • Si NO contesto es porque NO hay interés, 

Y muchos otros items que se me deben escapar. 

¿Pero por qué el sexo y las drogas parecen ser tan atractivos cuando van juntos? Además de por las razones obvias, tanto el sexo gay como las drogas han sufrido siglos de estigmatización, criminalización y patologización. Gran parte de esto es justificado si se tiene en cuenta que muchos, usuarios de la red se convirtieron en portadores HIV de esta manera. Sin embargo, la relación entre drogas y HIV no es tan unidireccional como puede parecer a primera vista. 
Si bien las transmisiones se producen bajo los efectos de las drogas, las drogas también constituyen un lugar donde escaparse para aquellos que ya son seropositivos y no quieren afrontar dicha realidad. Un paciente comenzó a tener sexo con drogas no antes sino después de saberse portador HIV. En sus propias palabras: ‘Me sentí sucio y una mierda. La droga me ayudó a escaparme de eso ya que quería estar fuera de mí. Por supuesto, eso definió la forma de contactarme sexualmente con las otras personas. Muy rápidamente, ya no podía tener sexo sobrio’.
Lo más interesante de lo que me dijo mi paciente cuando le dije que estaba por escribir sobre el tema fue que, según él, todo esto cambió el modo de tratar a sus parejas sexuales. Se volvió agresivo y oscuro. ‘No sentía deseo real por ellos. Solo quería usarlos y ser usado’.


Conclusión: 



No obstante, tampoco se puede hablar de un apogeo del histeriqueo. tal vez sea frecuente en ciertos ambientes o se confundan estas conductas con el juego real de la seducción. 

El término histeriqueo se usa vulgarmente en su acepción de dejar pagando al otro, de generar una expectativa y dejar en suspenso, en un juego de seducción infantil de escondidas donde nadie se deja atrapar y siempre hay uno que corre al otro para no poder alcanzarlo. 

El tema es mucho más profundo de lo que parece y salta a la vista porque el histérico en su posición lo que hace es dejar el deseo del otro insatisfecho, pero no por voluntad propia sino por una imposibilidad de hacerse cargo de su deseo propio. 

Todo lo deseado es lo temido y de eso uno se escapa cuando se hace insoportable al yo y aparece la angustia que alerta de que algo no se puede sos-tener. (Ni sos ni tenés el falo). Entrar en el juego acarrea serios trastornos porque hay que diferenciar el tema de hacerse el/la interesante del no poder interesar-se/te por el otro. 

El histérico frustra y en esa acción que no "pasa al acto" deja impotente al que quiere entrar en su mundo o intenta acercarse, hace barrar el deseo del otro y le dice si pero no, un si a medias que no calza en su pie porque nunca se lo deja probar y no hay horma que le convenga.
Es el eterno juego del gato con el ratón donde no se come ni deja comer y el queso no lo tiene ninguno. 

El histérico vive intentando ilusoriamente que es otro quien va a entrar y ese otro nunca llega y es autoengaño pensar que va a lograrlo. En ese sentido se miente y engaña para ocultar su fracaso y su ocaso. Te la muestro un poquito, pero no te la voy a dar... 


Escrito para el Consultorio de Ale K en www.usandbath.com


Ale K


* Ale K es licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays.
Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. 
*Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. 
Solicitar entrevista o comunicarte con él  escribile a su mail. 
O cumunicate al 11-35394242

Una generación desencantada. Cuando la única salida es Ezeiza.

Por Ale K - Estaba viendo este video de Mylene Farmer una artista francesa, tal vez LA artista de Francia, el tema en cuestión: Désenchantée es una de las canciones francesas más populares de todos los tiempos. 
Tuvo mucho éxito alrededor del mundo, siendo n°1 en varios países europeos. Este sencillo se desprende del disco "L'autre" de 1991, el cual es hasta hoy en día el tercer disco francés más vendido en el mundo.
La cosa es que me hizo pensar en las cosas que manifiestan muchos de mis pacientes cuando pasan por el consultorio con respecto a sus propias vidas y los años que vendrán, la posibilidad de generar un proyecto, de poder mantenerlo y llevarlo a cabo, generan en más de uno un estado de desencanto ante un futuro que se presenta incierto. 
Antes esto tocaba más a la gente que anda entre los 20 y los 30 pero se va haciendo extensible a otras edades. El que no tiene trabajo piensa que no lo encontrará nunca, el que lo tiene se angustia pensando en tenerlo y el más optimista que lo tiene y quiere un ascenso muchas veces ve relegado su deseo por imposición de alguno que fue puesto a dedo o directamente con el cierre de la vacante sin previo aviso. Los rumores en los pasillos sobre reducción de personal también golpea fuerte en la angustia de mis pacientes. Nos pone a todos, de alguna manera ante una generación que se vuelve a expatriar desencantada de lo nacional, pensando en nuevas salidas laborales y nuevos destinos para poder llevarlas a cabo, a pesar de que el orden mundial también a cambiado bastante.

En el 2001, cuando alguien decía la única salida es Ezeiza sabíamos que el destino era España. Ahora dicho país atraviesa una crisis y los destinos han cambiado, la nueva España es hoy México, tuve la oportunidad de estar en 2015 y se encontraban embelesados con Peña Nieto, su presidente por esa época,  como los argentinos de los ’90 con Menen, para ellos todo lo estatal funcionaba mal y había que privatizarlo, el tema que se discutía cuando estuve era el alza del IVA al 11% ¡! (Y uno que toma subtes en Buenos Aires se pregunta para que privatizar el metro del D.F que funciona con una frecuencia exacta de un minuto. Alterarla implica miles de personas en los andenes, esperando de mal humor, en su área federal viven 26.000.000 de personas). Hoy todo eso ha cambiado, lo estatal cobra otro sentido, los planes sociales, que da el gobierno de López Obrador, su presidente actual, la vuelta a la gran teta del estado con el agregado de una fuerte presencia del narcotráfico, que no está dispuesta a ceder territorio.

La gente antes era feliz porque se podía comprar electrodomésticos en cuotas y por el acceso al crédito fácil. Cualquier parecido con Argentina... Hoy son felices si logran llegar a casa a salvo.

Algunos de mis pacientes se van a España igualmente, (el orden cultural muchas veces tira), a Praga cambios aún más radicales y también a Alemania y Francia. Argentina pasa para ellos a ser una postal gris en el recuerdo pero no dejan de preguntarse como están las cosas aquí, cuando una vez por semana se enlazan conmigo vía skype para tener nuestra sesión on line. Algunos ahora expatriados, se juntan con otros argentinos para no perder costumbres, lloran si escuchan el himno, pero reconocen que leen con total objetividad el diario, (reconociendo el quilombo de siempre) en el amplio abanico desde Página 12 a Clarin.

Esto habla de manera general de cómo nos sentimos algunos argentinos hoy por hoy ante una Argentina que tal vez se debate entre "seguir como está" y poder encontrar algún tipo de cambio para que surjamos al mundo como una Nación realmente soberana e independiente.

La letra de la canción (traducida) habla del caos, inseguridad, de un orden que se ha impuesto y el desencanto de toda una generación que no cree, o que está acostumbrada a la realidad en la que está inmersa. (cualquier similitud...) Y me hizo pensar en cuántos de nosotros sentimos nuestros ideales rotos o que tal vez invertimos una vida en prepararnos para estar en un país mejor y estamos abandonados a la mediocridad de esto en que se convirtió hoy la Argentina. 

Digo... culos, tetas, gaterio fácil y chisme en la tele. Y por otro lado, premiar la corrupción, el patoterismo, el robo, la inseguridad, las asociaciones ilícitas con subsidios, acomodos, cuñas y fomento de la vagancia. etc.

Con los ULTRA K y los ULTRA M. La grieta. 

No estamos contenidos tampoco, por ningún grupo de la oposición. 

La desinformación que existe y se sostiene por parte de los monopolios, en pleno proceso de borocotización en una transición que no es, hacen que el festín se extienda en el tiempo.

¿Se puede salir, sin que Ezeiza sea una opción?



Ale K


* Ale K es licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays.
Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. 
*Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. 
Solicitar entrevista o comunicarte con él  escribile a su mail.

martes, 9 de abril de 2019

¿Cómo saber si un problema de erección es de origen psicológico u orgánico?

El diagnóstico lo debe realizar un profesional. A modo de guía y para saber si primero acudir al médico o al psicólogo, se debe tener en cuenta que si la falla es orgánica o fisiológica debería afectar tanto en la masturbación como al dormir. 

Con lo cual si nunca tenes erecciones, ni al masturbarse, ni mientras estás dormido, debes acudir inmediatamente a un médico especialista. En este sitio podrán encontrar más información sobre las causas orgánicas. También pueden buscar en este link los remedios que en mayor o menor grado perturban la erección.
Por el contrario cuando el problema es psicológico en general estas tres situaciones son afectadas de manera diferente. Las "erecciones nocturnas" no se ven afectadas en absoluto si el problema es completamente psicológico. Porque durante el dormir todos los sistemas inhibitorios de la mente están dormidos y por ende el pene puede tener erecciones "libremente". También en la mayoría de los casos no se ven afectadas las prácticas masturbatorias, ya que por lo general los conflictos, temores, angustias e inhibiciones son frente a la pareja y no están cuando alguien está consigo mismo. 
A veces una persona que padece impotencia de origen psicológica puede incluso ser impotente solo con determinada pareja, pero no con otra.

lunes, 8 de abril de 2019

La bisexualidad constitutiva.

El término bisexual no resulta nuevo en la sociedad, ni mucho menos en la literatura científica. Los casos más notorios fueron las teorías del padre del Psicoanálisis, Sigmund Freud quien aseguró que "todos en potencia éramos bisexuales" o los estudios del investigador Alfred Kinsey en la creación de la escala que establecía la orientación sexual de cada uno.

El término bisexualidad es principalmente usado en el contexto de la atracción humana para denotar sentimientos románticos o sexuales tanto hacia hombres como hacia y mujeres, y el concepto es una de las tres principales clasificaciones de la orientación sexual junto con la heterosexualidad y la homosexualidad, las que son parte del continuo homosexual-heterosexual.

Parte del proceso para poder quitarle peso a estos pensamientos tiene que ver con entender qué quiere decir que la bisexualidad es constitutiva en el desarrollo del ser humano. Este es un descubrimiento de Freud. Con el trabajo del psicoanálisis, se llega a descubrir que en el origen todos somos bisexuales y que la elección de objeto implica desprenderse de una bisexualidad originaria.

Muchas veces estos pensamientos intrusivos de ser gay están originados en esta bisexualidad primaria.

Otras técnicas terapéuticas que no tienen forma de abordar esto, por desconocer el papel fundamenteal de la sexualidad en el desarrollo de la psiquis humana y del inconsciente en el proceso de enfermar, entran en procesos largos e iatrogénicos. Donde se le exige al paciente consumir psicofármacos para hacer frente a la angustia y depresión que surge de un abordaje inadecuado.

Ningún paciente que empezó tratamiento conmigo por este problema, y que no tomaba medicación antes, necesitó tomar medicación durante el tratamiento. Sin embargo aquellos que vienen con un tratamiento en curso psicofarmacológico, deberán resolver con su psiquiatra cómo seguir con eso. Yo no prescribo medicamentos, ni indico dejarlos. A mi entender hay un abuso de los psicofarmacos que no dejan de ser un negocio de los laboratorios.

jueves, 13 de septiembre de 2018

“Psicologia en el vestuario”: la obsesión por el tamaño

La intimidad del gimnasio es, por excelencia, el ámbito de la comparación, la autocrítica y la rivalidad. Un lugar donde se exponen las ganancias sexuales y se evidencia una realidad: “el macho siente amor por su pene”. ¿Nos metemos y vemos?



En el imaginario popular la representación del gimnasio incluye no solo la actividad física, sino también cierto juego narcisista. Y es en el vestuario donde aparecen algunas diferencias entre el comportamiento de los hombres y las mujeres.


Entre los varones la imagen del post gym incluye algunos estereotipos: el tímido que se oculta de los desinhibidos, los ególatras que se jactan de sus atributos y aquel que se hace el “macho” para no revelar sus miedos. Estas imágenes anticipadas que abundan en la mente de los hombres condicionan la conducta real. Bajo el pudor o la vanidad se observa el cuerpo del otro. Conducta automática, premeditada o espontánea, en todos los casos algo de la curiosidad se impone en la mirada. Y es inevitable la comparación, la crítica, y cierta jactancia cuando se gana en el tamaño.


Rituales bajo la ducha


En las duchas y en el vestuario, mientras se habla del efecto del ejercicio o se maldice por el partido perdido, los varones reproducen códigos de masculinidad que sirven al ritual de unión. La virilidad se nutre de esta interacción. Sin embargo, no todos los hombres encuentran en ella motivos para sentirse orgullosos de su género. Están aquellos que se obligan a reproducir o acordar acciones que no sienten (bromas, juegos de mano u opiniones) para recibir la aprobación del grupo. En el otro extremo están  los que se aíslan y hacen la suya, manteniendo su coherencia.

La máxima de que “todo chiste esconde alguna verdad” está más presente que nunca. Las bromas sobre el tamaño del pene o sobre el vigor sexual encubren preguntas que los hombres solo se animan a hacerse en la privacidad:

  • "¿Será tan importante el tamaño del pene?"

  • "Todos se jactan de su rendimiento… ¿Será verdad y yo soy un inseguro?"

  • "¿Por qué no puedo conquistar como otros lo hacen?"

  • "A veces no puedo sostener la erección, ¿será normal? "

  • "¿Tan importante es el físico para atraer al otro ?"

En el gimnasio se exponen las ganancias sexuales, pero poco se habla de las pérdidas.


Hasta el uso del Viagra ha sido naturalizado como un recurso válido para el éxito y no le resta puntos a quien lo usa. Anabolicos, suplementos, secretos bien guardados que se recomiendan con poca ropa y la carne a la vista. Todo sirve de refuerzo a las demandas narcisistas. La jactancia continúa siendo uno de los recursos para la competencia entre pares.

El significado real y simbólico del pene como centro de la virilidad es una pesada carga cultural para los hombres. Las exigencias centradas en el rendimiento, la fuerza o vigor sexual, la capacidad y el entrenamiento de habilidades de conquista y la competencia con su grupo de pares son todavía hoy, siglo XXI, condicionantes que dirigen las conductas de los varones.

Amor por el pene


El macho siente amor por su pene, es un objeto de alta valoración narcisista. Lo puede observar, tocar, manipular, acomodar como más le plazca. Es imposible no caer bajo su influjo, ya sea por cuestiones puramente fisiológicas o por mera jactancia. Hasta los hábitos instintivo-culturales, como el orinar de pie, permiten un contacto permanente, una relación íntima y cuidadosa que no aparece con otra parte del cuerpo.

En el Síndrome del pene pequeño, el macho sufre al pensar lo poco que podrá hacer con él, pero más sufre cada vez que toma contacto con su miembro y no registra la voluptuosidad que “debería” sentir. Es posible que aquel que esté acomplejado por el tamaño evite mostrarse desnudo frente a otros hombres. Y si lo hace, estará comparándolo con el de sus compañeros, como si el pene en flacidez diera una idea del tamaño real del pene erecto.

La mirada va más allá


Pero no todo es genital, los hombres también observan los cuerpos de los otros. Esta ampliación de la mirada del hombre sobre otro hombre (conducta más asociada con un comportamiento femenino) es un cambio cultural de las últimas décadas.

El cuerpo desnudo del otro se abre como una posibilidad de ser recorrido para admirarlo, para criticarlo o para ser comparado con el propio. Y poco a poco los comentarios también se extienden: “Qué bien que estás, ¿bajaste de peso?” “¿Estás sacando músculos?” “Tenés el cuerpo de un pendejo” o “Ya no tenés la panza de antes”.

 Las mujeres y el gym


El comportamiento de las damas en el gimnasio discurre por otros caminos, ya que el valor real y simbólico de la genitalidad no tiene la importancia que adquiere en los varones. La interacción comprende a todo el cuerpo y sirve para cotejar cuestiones asociadas con los cambios provocados por la edad y el cuidado personal. Las mujeres se comparan y se animan a hablar de las diferencias que los embarazos, el paso del tiempo, las dietas, la genética, el entrenamiento, o las cirugías imprimieron en sus cuerpos.

sábado, 18 de agosto de 2018

#Pendejero: Me gustan los chicos entre 18 y 25


Estoy muy preocupado. Tengo 44 años de edad y solo me he sentido atraído por personas mucho mas jóvenes que yo, entre 18 y 25, soy un pendejero viejo, robacunas o como quieras llamarle, no he podido tener una relación estable desde hace alrededor de 12 años, muy a menudo deseo poder sentir esa atracción por personas más contemporáneas a mí, porque creo que solo así podré tener una pareja madura y estable, algo que añoro. Lamentablemente no siento ninguna atracción por mis contemporáneos. Nota: soy homosexual asumido y conforme.


En términos técnicos, podría decirse que si una conducta es reforzada sucesivamente de forma apetitiva, esa conducta aumenta la probabilidad de expresarse. En palabras un poco más llanas, te digo que el ser humano es un animal de costumbres y de una manera un poco más extensa, aplicándolo a tu consulta, probablemente necesitas dar un paso adelante en tu propio desarrollo psico sexual.

Si bien los hombres jóvenes satisfacen un aspecto de tu necesidad, su corta edad, ese aire fresco que nos recuerda nuestra propia juventud, inexperiencia, y por tanto expectativas existenciales, les impiden satisfacer necesidades surgidas en vos y que probablemente también te resultan novedosas.

Te propongo que fijes tu atención en los aspectos de un hombre de tu edad o similar y que no pueden satisfacer hombres más jóvenes, pero no termines el encuentro a la primera oportunidad, deja que esas características que complementan tus recién nacidas necesidades las satisfagan.

Cuando hayas alcanzado una sensación de cercanía, de intercambio de ideas, intereses comunes, expectativas etc., estarás en disposición de volcar sobre una matriz decisional ventajas e inconvenientes.

La matriz resultará en algo parecido a lo siguiente:
Hombre joven me aporta xxxxxxx a corto, medio y largo plazo.
Hombre maduro, me aporta yyyyyy, a corto, medio y largo plazo.

La indecisión actual nace del hecho de no haber satisfecho aún estas nuevas necesidades nacidas en vos y que evidencian un paso adelante en tu desarrollo. Una vez que hayas obtenido tu propia satisfacción y que sepas lo que realmente queres del menú, en ese momento, será posible que tomes tus decisiones y en consecuencia seas vos quien realmente elijas.

Los errores mas comunes en las parejas gays

Es muy curioso: mientras los matrimonios heterosexuales disminuyen considerablemente, las parejas homosexuales ruegan y luchan por su derecho a casarse.

No obstante, mantener una relación duradera, que madure y perdure entre gays, es de tanto trabajo como cualquier otra. Al fin y al cabo, las relaciones se tratan de personas amando personas.

A continuación te menciono algunos de los errores más frecuentes que los chicos gay cometen al estar en pareja y que, si los analizas bien, pueden servir a mejorar cualquier tipo de relación amorosa sin hablar de preferencias. Son algo así como reglas de vida, no solo para tener una relación, sino para mantenerla.

El amor se alimenta a diario, se construye con dedicación, respeto y tiempo. Ante todo y como bien dicen, el amor se construye entre seres humanos completos, no entre dos mitades que se necesitan para sentirse completos.

Éstos son algunos errores comunes que veo más a menudo en consultorio...

  1. El amor se construye entre dos y se desarma entre tres...
    Si bien podemos querer vivir de una manera intensa y experimental, el error más grande que una pareja gay puede hacer es tener una relación abierta. Sí, ya sé que ahora están hasta de moda las poli relaciones —donde viven tres o más en relación— pero honestamente eso no todos lo logran. Cuando entras a una relación, debes estar consciente que eres suficiente para la otra persona y la otra persona suficiente para ti, que tienes todo para hacer que una relación funcione. Cuando sentimos que necesitamos más de lo que tenemos, entramos en peligro, ya que tú o tu pareja corren el riesgo de enamorarse de otra persona y provocar el fin de la relación. Dicen que para las parejas gay, los tríos quizás puedan ser la opción si es “diversión” lo que buscan, pero puede pasar lo mismo que con las relaciones abiertas. Este tipo de situaciones son probablemente la razón número uno por lo que las relaciones homosexuales no funcionan. A veces, cuando una relación no funciona es el momento de seguir adelante y no uses el pretexto de que una relación abierta podría hacer funcionar mejor las cosas.

  2. El amor no es necesidad, es plenitud... Es muy frecuente en las relaciones gay que el uno con el otro se adhieren, se compenetran, se asfixian demasiado rápido. Recuerda que incluso los gemelos tienen sus propias formas de ser independientes. Aunque no hay nada malo en amar de una manera fuerte, intensa, un hombre gay siempre tiene que aprender a tener su propia voz, su propia identidad y su propia vida. Si te preocupas demasiado por aferrarte a la otra persona, corres el riesgo de empujar a tu pareja bien lejos.

  3. Si discutes, que sea para fortalecer la relación... 
    Ninguna relación es perfecta y todos terminamos teniendo un desacuerdo tarde o temprano con nuestra pareja. Pero discutir sobre cualquier cosa o por todo puede resultar demasiado tóxico. Elije bien las batallas que deseas pelear. Discutir con tu pareja no tiene porqué ser un problema, siempre y cuando sepas aplicar la inteligencia emocional, es decir, el estado de madurez que las personas alcanzamos cuando somos lo suficientemente adultos para controlar nuestras emociones, frustraciones o enojos, y discutir amigablemente con nuestras parejas. Deja de usar excusas de lo “fuerte” e “independiente” que eres para ganar una pelea. Respeta a el espacio y las opiniones de cada quien. Cuando tu pareja no esté diciendo todo lo que tú deseabas oír, aprender a escuchar y entender su punto de vista. Después de todo, has elegido estar con él. No digas nada de lo que te puedas arrepentir más tarde. A veces las palabras duelen más que palos y piedras y decir cosas en el calor del momento puede resultar en la pérdida de alguien a quien realmente amas. Si no es importante, no discutas. No destruyas tu relación con palabras.

  4. Estar por amor, no por interés...Es muy frecuente, en las parejas gay, que alguien esté con alguien por comodidad, ya que es la fuente de donde toma dinero, recibe favores y demás. Si bien no hay ningún problema irse a vivir con tu novio o compartir una cuenta o el dinero, hay una línea muy fina entre compartir y tomar más de lo que te quieren dar. Evita una relación porque necesitas estabilidad y él es tu proveedor de seguridad. Aprende a trabajar por tu cuenta, obtener tus propias cosas. Porque, si al final se termina la relación, ¿qué harías si te toca estar en la calle porque todo le pertenece a él? Del mismo modo, toma en cuenta que algunos hombres pueden parecer sorprendentes al principio, pero fácilmente te puedes dar cuenta de que te están usando. Estar sólo no es malo es más malo, estar con alguien por puro interés y que a veces solo te usa, eso sí.

  5. Evita meterte en la boca del lobo...Si bien muchos pueden no estar de acuerdo, ir a una disco, o club con su pareja, es probablemente el error más común que un hombre gay puede hacer. Estos no son lugares a donde puedas pasar calidad de tiempo con tu pareja. Si bien puede parecer inocente y divertido, esos lugares involucran alcohol y un montón de chicos calientes (por lo general). Y si bien es posible decir que tus ojos son sólo para él, y los de él para ti, hay un montón de distracción y un montón de hombres que no tienen miedo de coquetear de una manera cínica contigo o con tu pareja. Algunos, casi todos, van a estos lugares buscando alguien a quien llevar a la cama. Por desgracia, en la comunidad gay hay personas que no respetan lo que tienes y si bien todo es cuestión de confianza, no creo que quieras complicarte por tener un hombre restregándose en frente del tuyo, ya sea a ti o a tu pareja. Una pequeña barra o un lugar más íntimo, es más conveniente.

  6. Estar con alguien que cambió tu vida y no tu estado civil de tu Facebook...Se ha puesto de moda gritar a los cuatro vientos en el estado de Facebook demostrarle a los demás que estás en una relación y muchos chicos toman la actitud que su pareja debe cambiar definitivamente el estado civil en FB para demostrar amor, pero esto puede perjudicarte más que funcionar a tu beneficio. Los porcentajes de parejas destruidas por Facebook crecen. ¿Por qué? Debido a que cuando pones en una relación con alguien, la gente quiere saber quién es este tipo. A algunos chicos no les importa que tengas novio, aunque te digas en una relación. Además, es posible que empiecen a molestarte cuando amigos repentinos o mutuos dejen insinuaciones o comentarios en el muro de tu novio, asumiendo que tú no te darás cuenta. Si bien cualquier persona asumiría que todo es cuestión de confianza, al igual que el club, antro o disco, algunos hombres simplemente no tienen ningún respeto o dignidad ya que son atraídos por lo que no pueden tener o simplemente harán cosas para fastidiarte, más en el ambiente gay. Así que a prepararse. A veces es mejor no poner un estado de la relación y sólo confía en tu pareja. Total una relación va más allá que lo que digan tus redes sociales.

  7. Nadie nos pertenece:
    Eres su novio, no su amo.
    El error más grande que un hombre gay puede hacer es pensar que puede y debe controlar su novio. Mientras que a una gran cantidad de parejas gay no les importa estar atados a una correa y eso les funciona, algunas personas sí necesitan espacio. Aquí es donde entra en juego la confianza realmente. Si sientes que no puedes confiar en tu novio, entonces no es para ti. Un buen novio se supone que debe dar seguridad. Muchos se enojan cuando salen con sus amigos y quieren controlarlo todo, hasta las contraseñas de las redes sociales, los correos electrónicos. Si usted no puede confiar en su novio, no se lo merece. Él se vale por sí solo y, te guste o no, estamos en el mundo real. Toma en cuenta que el mundo está lleno de personas diferentes, no todos están haciendo lo posible para conseguir un hombre. Aprende a confiar y vivir tu propia vida también. Algunas cosas que pueden hacer juntos y algunas aparte.

martes, 14 de agosto de 2018

Orientación e identidad sexual


Tengo 35 años, siempre he tenido relaciones heterosexuales y novias, pero también siempre me han atraído los chicos y me masturbaba pensando en ellos. Me decidí hace medio año a conocer gente gay, he tenido 4 relaciones sexuales con chicos, pero tampoco me han vuelto loco y no llego a excitarme del todo. El problema es que con chicas me esta pasando igual, no llego a excitarme del todo y tampoco estoy al 100%. En cambio soy capaz de masturbarme diariamente y tener plenas excitaciones sin problemas. Estoy desesperado, ya no se que me pasa, si soy Hetero, Bisexual o gay. Realmente estoy muy confundido.


Para contestarte voy a relatarte un experimento ya clásico en psicobiología. El neurotransmisor responsable del placer en el cerebro es la dopamina, concretamente en el núcleo acumbens. La cocaína funciona estrujando las neuronas dopaminérgicas del núcleo acumbens y produciendo en el sujeto la sensación de placer. Se aplicó cocaína a un grupo de ratas para medir sus niveles de dopamina por diálisis cerebral y el resultado fue sorprendente. Resultó que la rata generaba más dopamina en el momento anterior a recibir la inyección de cocaína.

¿Qué significa este experimento y cómo aplicarlo a tu consulta? Significa que la anticipación de la inyección generaba más placer que la inyección misma y, llevado a tu pregunta, significa que tus masturbaciones siempre resultarán más perfectas desde el punto de vista de tus expectativas que el contacto sexual propiamente dicho. Creo que sería conveniente que diferenciaras el placer debido a la masturbación del placer del contacto sexual. Son conductas diferentes, tienen significados diferentes y también diferentes consecuencias.

La masturbación está muy bien pero con el sexo conoces gente.

Suerte y un saludo.

martes, 31 de julio de 2018

Kamasutra gay, las poses sexuales más populares

El Kamasutra es un antiguo texto hindú, considerado el trabajo básico sobre el amor en la literatura sánscrita. Trata sobre el comportamiento sexual humano. El paso del tiempo, nos ha llevado a desarrollar diversas versiones. En la actualidad, incluso existen ediciones con ilustraciones fotográficas reales e incluso con vídeos eróticos educativos.

Kama significa "placer sexual" y sutra "hilo, frase corta". Fue creado por Vatsiaiana, un reconocido religioso y escritor de la India, situado cronológicamente en el periodo comprendido entre el 240 y el 550 d.C. El título completo de la obra es Vatsyayana kama sutra ("Los aforismos sobre la sexualidad, de Vatsiaiana").


El sexo gay también tiene su propio Kamasutra, pues el erotismo y los juegos sexuales es algo que está alcance de todas las parejas. Experimentar con diferentes posiciones que permitan disfrutar al máximo, potenciando los encuentros sexuales y aumentando la intensidad de los orgasmos.

Hacer el amor es el arte de jugar el uno con el otro, descubrir cuáles son los puntos más sensibles de la pareja con la finalidad de que sienta un gran placer.



Esta postura es similar a la del "perrito clásico", pero acostados. Para realizarla, el chico activo deberá balancearse durante la penetración, mientras que el pasivo deberá levantar un poco su cadera. Para garantizar la comodidad e incluso favorecer un placer más intenso, es recomendable colocar una almohada a la altura del vientre de la persona pasiva.
Esta postura se denomina "la cuchara", y se define como la más adecuada para los despertares o para tener un contacto más intenso. El chico pasivo debe acostarse de lado y abrir un poco las piernas. El chico activo se coloca detrás, mientras penetra, puede masturbar a su pareja garantizando el placer a ambos. 
"El perrito" es una postura clásica del Kamasutra, ideal para el sexo anal. El amante pasivo debe colocarse de rodillas y apoyar sus manos en el suelo, mientras el amante activo se colocará detrás de él. Esta posición garantiza una penetración profunda y placentera, que alterna con besos y masturbación.
"La profunda", como su nombre indica, es ideal para penetrar profundamente al chico pasivo, que recibirá un enorme placer permitiendo la estimulación completa del ano. Debe acostarse boca arriba y llevar sus piernas hacia su pecho. El chico activo se colocará de rodillas frente a él e iniciará la penetración. Permite besos, caricias y la estimulación del pene del amante pasivo.
"El espejo del placer" permite una buena penetración anal al tiempo que el amante pasivo puede subir las piernas y apoyarlas en los hombros de su pareja, mientras el activo lo masturba placenteramente. Destaca de esta posición el contacto cara a cara de la pareja.
"La sorpresa" es muy popular; parecida al perrito, permite una penetración muy placentera. El chico pasivo se inclina hacia delante y el chico activo se coloca de pie detrás de él. En esa postura comienza la penetración, a la vez que puede masturbar a su pareja.
Esta postura es genial para divertirse probando cosas nuevas. En este caso, el pasivo está arriba y es él quien marca el ritmo de la penetración, mientras que el chico activo se encarga de disfrutar plenamente del encuentro.
Otra postura que permite un contacto cara a cara y poder besar a tu pareja durante la relación sexual, es esta posición, en la que el placer de la penetración es muy intensa y el sexo muy placentero.
Una de las más placenteras y populares es "la fusión". El chico pasivo toma el control, marca el ritmo y disfruta plenamente de este encuentro. Sus manos libres permiten que se masturbe mientras es penetrado por su pareja.


martes, 3 de julio de 2018

El nombre del padre. Repitiendo nombres generación tras generación.


Nombre del padre (Nom-du-Père en francés), es un concepto introducido por Lacan considerando la noción freudiana del edipo. En sus indagaciones, Lacan devela a la función paterna como el soporte de la actividad simbólica de cada sujeto, la función paterna es "castradora" e instauradora de La Ley.


Para muchas familias poner el nombre de un familiar, del padre o abuelo es un honor y obedece a una tradición sobre todo para aquellas familias que actúan como clanes.
Entiende que la función paterna tiene como correlato a una suerte de significante (téngase en cuenta que la teoría lacaniana considera al inconsciente estructurado de un modo similar a un lenguaje) que se inscribiría inconscientemente, tal significante es el denominado Nombre del Padre. Tal significante substituye o metaforiza al deseo de la madre.



¿Y que pasa entonces si te llamás igual que tu padre, madre, hermano fallecido o llevas el nombre de un antepasado?

Quizás estés cargando con el peso de su vida sin saberlo. Pero, ¿de que se trata todo esto?

Una explicación tal vez sería que la carga que lleva un nombre, pueda ser explicado por la teoría de las constelaciones familiares. Está probado que en muchos casos esta actividad transgeneracional hace que uno en su vida esté afectado por muchas cosas que son propias de la vida de un abuelo, tatara, bi o chozno, es decir del dueño original del nombre; pariente que tal vez nunca hemos conocido.

En el inconsciente, por ejemplo, llevar el nombre del padre habla de la necesidad de integración al nuevo miembro a través de este acto, así como también una forma de recordar a quienes fueron o son importantes en nuestra vida. Es resignificar los blasones de una época de esplendor que hubo en el linaje, que no está directamente relacionado a la vida real de ese antepasado. O sea que ponerle el nombre de un antepasado a un recién nacido, trae consigo una serie de cargas y exigencias.

“Cuando bautizamos a un hijo debemos saber que junto con el nombre le pasamos una identidad, todos nuestros deseos aquellos que preexisten al niño aún antes de su concepción.



En 1989 y 1990 los registros civiles nacionales se vieron atiborrados por pedidos de padres que pedían ponerles a sus hijas el nombre de “Fiamma”, este era el nombre del personaje de Andrea Barbieri en la novela “La extraña dama”, exitosísima tira de T.V que emitía el canal 9 de Romay. Hoy con 27 años esas mujeres están totalmente descontextualizadas con el nombre en honor a… Algunas ni siquiera saben cual fue la original, copias de una exaltación perdida en el tiempo.


En 1989 y 1990 los registros civiles nacionales se vieron atiborrados por pedidos de padres que pedían ponerles a sus hijas el nombre “Fiamma”, este era el nombre del personaje de Andrea Barbieri en la novela “La extraña dama”[/caption]

Evitemos por tanto los nombres de los antepasados, de antiguos novios o novias, de personajes históricos o novelescos. Los nombres que recibimos son como contratos inconscientes que limitan nuestra libertad y condicionan nuestra vida…”

¿Cuál es concretamente el efecto de repetir los nombres?


El psicoanalisis indica el peligro de este acto, ya que los nombres actúan como fotocopias y al ser repetido se devalúa y pierde fuerza. Además de mencionar que en la repetición está el riesgo de ser un “árbol que da frutos o bien plantas venenosas”. Esto es podemos superar al original o estar siempre a la sombra de AQUÉL.

Para entender mejor esta teoría hay que explicar que los nombres tienen una vibración o fuerza. Si ponemos el nombre de un hermano muerto a un bebé, estamos en realidad dejando en el recién nacido la carga de ser como aquel hermano. Más todo lo traumático de la muerte del primero, los duelos inconclusos o el recuerdo de aquél que es cada día resignificado.  Además si el nombre que ponemos tiene una historia de depresión sumamos esa carga a la nueva persona.

… Yo no manejo, -dice Jorge- Debe ser porque me pusieron el nombre del hermano de mi mamá que murió en un accidente unos meses antes de mi nacimiento… Cuando le digo a mi vieja que quiero aprender a manejar se pone muy nerviosa y me cambia de tema…


La elección del nombre para el bebé es algo que debe llegar a ambos padres de manera intuitiva; no ser repetido, sino darle la oportunidad de comenzar algo nuevo. Cada nueva vida es un comienzo.  Hay pautas de cómo mejorar esta situación para quienes ya están con este problema y sienten que están repitiendo la misma historia. Si el nombre que tenemos trae consigo una carga demasiado fuerte lo ideal es atreverse a cambiarlo, o bien, usar el segundo nombre. De esa manera, hacemos un corte y reducimos los riesgos de llevar con nosotros una carga o repetir la historia vivida por nuestros antepasados.


Borges  lo explicita mejor en su poema "Junin" :


                                         "Soy, pero también el otro, el muerto,


                                           el otro de mi sangre y de mi nombre;


Histeriqueos en red. Morir en lo virtual...

Por Ale K  | Esta pagina es tan grande , tiene una extensión en el tiempo y el espacio (a la cantidad de notas me refiero) que mirando una ...